REBAJAS | Loobo

Ahora que ya hemos captado tu atención, vamos a ponerte en situación sobre el fenómeno de las rebajas de cómo afecta a nuestros bolsillos y al planeta.

Tal y como comentábamos en otro post, el mismo Fast Fashion ha generado cambios en el consumidor de a pie. Los carteles de rebajas quedan expuestos en los escaparates prácticamente todo el año y esto provoca que los clientes siempre estén buscando ofertas y descuentos en sus compras. 

Todo esto ha afecta gravemente a empresas sostenibles y al comercio local que no pueden permitirse realizar ofertas tan agresivas a pesar de que ofrecen un producto de calidad que aporta valor al mercado.

¿Cual es el problema de las rebajas?

El problema viene por toda la mercancía almacenada que el mercado no asimila y la exigencia de salvar las temporadas. La necesidad de liquidar stocks es tan grande, que las marcas al final “regalan” sus productos y aunque pensemos que están “palmando pasta”, NO es así y te explicaré por qué. 

Pongamos por ejemplo que una gran marca de ropa situada en España decide mover parte de sus plantas de fabricación a países en vías de desarrollo y aprovecha que la mano de obra es más barata o mejor dicho, donde el término explotación laboral no se contempla, con trabajadores doblando turnos por un plato de comida al día, donde la materia prima es barata y donde los ciclos y procesos de producción de éstas no se respetan, entendemos que el empresario no pierde nada, excepto la dignidad. 

Si entendemos que el precio de producir una prenda cuesta menos de 1€ siendo generosos, y la venta con el descuento más desorbitado que te imagines sale por unos 9’99€, sabemos que nadie está “palmando pasta” excepto el trabajador.

Aunque no esté directamente relacionado con las rebajas y nos parezca surrealista, a día de hoy en los países asiáticos siguen habiendo persecuciones (por parte del gobierno) a activistas sindicales e intimidación a trabajadores que luchan por sus derechos laborales, tal y como afirma Phil Roberston subdirector de Human Rights Watch en Asia. A sabiendas de lo que ocurre, deberíamos tomar conciencia y tratar de frenar en la medida de lo posible las compras compulsivas y el concepto de usar y tirar. 

¿Cómo afectan las rebajas a nuestro bolsillo?

Párate a pensar cuantas prendas de ropa tienes en tu armario o en tu cómoda todavía con la etiqueta puesta. O cuántas veces has usado esa prenda que te compraste porque iba a conjunto con esos pantalones y al final solo usaste una vez.

Si sumamos el valor de todas las prendas que tenemos olvidadas, puede que nos dé el valor de un par de prendas de mejor calidad y que seguramente sean atemporales, por lo que “no pasan de moda” tan rápidamente y la vida útil es más larga.

El término menos es más de Mies Van der Rohe lo podemos aplicar en todos los aspectos de la vida y por supuesto también en el mundo de la moda, con looks minimalistas combinando colores neutros como el beige, gris, blanco o negro. Consumimos menos, pero de más calidad.

¿Cómo afectan las rebajas a nuestro planeta?

La superproducción de prendas mediocres (en cuanto a calidad) afecta gravemente a nuestro planeta, puesto que se fabrica más ropa de la que podríamos utilizar a 500 años vista y es por esto que si no se venden se incineran creando gases de efecto invernadero o se entierran bajo suelo. 

Puedes leer más sobre este tema en el siguiente post donde quedan reflejadas las cifras que maneja el planeta en kg/ropa por persona y cuánto dinero gastamos los Españoles en moda.

Consumir en rebajas, sí, pero ¿cómo?

El hecho de hacer rebajas en los precios de cualquier producto es una estrategia de marketing que se contempla positivamente para obtener más ventas. También hay veces que las marcas necesitan deshacerse del stock y rebajan sus productos en un momento puntual, de esta forma personas que tienen menos recursos pueden acceder a ellos.

El problema viene cuando las rebajas se vuelven muy agresivas y los precios de venta se vuelven insostenibles. Las marcas de ropa ecológica y de calidad no pueden competir en precio ante el fast fashion, pero si pueden competir con creces en la ética y el valor que aportan sus productos al mercado.

Te dejamos algunos consejos que puedes seguir para dejar de contribuir al fast fashion.

  • Consume productos locales.
  • Investiga las marcas, no te quedes solo con lo que ves a simple vista.
  • Pregúntate si realmente lo necesitas.
  • Busca tiendas que estén involucradas en un mercado sostenible.
  • Alarga al máximo la vida útil del producto
  • Reduce, reutiliza y reconvierte tus prendas.
  • Recicla en los puntos limpios de tu ciudad

En el siguiente enlace puedes obtener más información sobre las claves para unas rebajas más conscientes publicado por Slow Fashion Next.
Si tienes más consejos para ser más sostenible, no te cortes y escríbelos en comentarios!

 

Ir a WhatsApp
1
Hola!! 👋 Bienvenid@ a Loobo!
Si tienes alguna consulta no dudes en escribirnos. Estaré encantado de ayudarte! 😉

Aarón, Loobo 🐺